Postales en la Vidriera

23.9.17

VILLA HORTENSIA

Vista así en esa foto que publicó La Capital, el Lunes 27 de Octubre en su página 9, se parece al portal por donde se accede al Olimpo.
Naturalmente, situándonos de manera geográfica en el Barrrio de Alberdi. Un barrio que otrora, hace ya muchos años, acentuara su prestigio siendo un pueblo aledaño.
Y que contó entre sus memorias que muy pocos conocen a "La Ranchada de los Vélez", un epicentro de reunión donde deslumbraron las farras, la idiosincracia criolla y un fuego por convicción netamente albiceleste.

Un barrio que aún perdura inserto en sus más legítimas arrogancias, cimentadas por bucólicos archipiélagos de quietud, donde se mezclan la plaza Santos Dumont con el puente Emilio Ortiz Grognet, sobre la bajada Puccio. Junto a innumerables fragancias que exhalan muy vistosos jardines, cual polícromos fiordos multiplicándose por todas partes.

FELIPE DEMAURO

CENIZAS DE BOHEMIA

Hoy, a varios lustros del estaño, las sillas esterilladas y los billares. Con una escenografía sumamente aggiornada a los requerimientos de una cotidianidad demasiado trivial, perversa y ligth, convertidos en "pubs" o "snack bar", los Cafés o sencillamente los boliches, continúan siendo el vértice de reunión donde cada cual puede diseñar el país a la medida de su preferencia.

Donde cada pareja, en un tiempo de tarjetas magnéticas y teléfonos que atienden a los amigos con contestadores automáticos, que sugieren con cortesía y frialdad "dejar el mensaje". Un tiempo de Dioses telemáticos exentos de piedad, embriagado de alucinógenos, latente de supremacias foráneas, alarmante desempleo, exhibicionismo erótico desenfadado, marginalidad paupérrima y solapada corrupción, cada pareja -decíamos- puede tratar de pergeñar un horizonte digno en el que hallar "el supremo tesoro de la felicidad".

¡Ah, los Cafés de Rosario! El Viejo Ancla; La Capilla; el Londres; Café Villamil; La Buena Medida; El Nuevo Madrid; Viejo Olimpo; Sao Paulo; Blanco Hnos.; El Cairo; La Capital; Los 20 Billares; Bar Victoria; Savoy; La Vista Alegre; La Boca del Tigre; y tantos más.

Cuántos recuerdos merodeando como los olores y las carcajadas, por los viejos sitios. Esos que parecen más emplazados en la anécdota que en la realidad.
Pero en todas partes, siempre la única, patética, y más descarnada imágen del Café será la de "ese ser íntimo, pensativo y acodado a la mesa", que como dijo alguna vez Scalabrini Ortiz, "está solo y espera".

FELIPE DEMAURO

17.9.17

PEQUEÑOS CAZADORES DEL AZAR

Los contornos caerían como flechas
desde el tejado de la ficción.
Al parecer lo correcto
hubiere sido emplear una palabra esdrújula.

Pero todo no fueron más
que intrínsecas frivolidades
ávidas de celosías y olvido
incoherentes y absurdas como calas negras.

Es lamentable y lo sé
que me sorprendan estos esporádicos
e ingenuos delirios de instrospección
sentado así porque sí
como si fuera un idiota
escribiéndole versitos a Selene.

Pero por suerte los ví
entonces los llamé y se acercaron
aunque no pudieran desmentir
esa humildad paupérrima
que desde alguna vez los excluyó
adosandolos a una quimera de lata.

Descalzos y mugrientos
con la honda colgada
en la escualidez del cuello
y esa chance trunca
como la del gorrión herido
entre sus manos
representan una fachada de escorias
que a la Ciudad
le resulta imposible tergiversar.

FELIPE DEMAURO

ABRIL SUI-GENERIS

Abril expiraba
con su habitual liturgia de hojas frágiles
descolgándose con cierta displicencia.

Estimo que desvistiéndose así
es factible que Abril se convierta en sui-géneris
y yo advierta en el sendero
una electrólisis de iones amarillos
y en tus ojos un iceberg
de sidra crepuscular diluyéndose.

¡Qué imperecedera nimiedad!

Cuánta gramática dilapidando estupideces
puede uno sugerirle al amor
en un estudio como este
saturado por tanto confort
vegetando entre los libros
los cuadros y las azaleas.

La computadora
los confortables sillones
y todo el ocio suntuoso y gris
con acondicionador ambiental
y un vodka servido con rodajas de ananá.

Mientras tantos y muchos más
espiritualmente socavados
tratan por todos los medios
de venderle ajos a la adversidad
marihuana a la adolescencia
y toda una gama espeluznante de suicidios
al prójimo.

FELIPE DEMAURO

10.9.17

LA VERDAD DE LA MILANESA
Que la convivencia en nuestro país se está volviendo intransitable, y de modo literal nadie lo duda. El nuestro es uno de los paises del mundo donde más abundan los abogados y los psicoanalistas ó psicólogos, como quieran llamarlos.
En una palabra, o "te la hago corta", como suelen decir los pibes ahora. Entre los apuntados y los medios de comunicación, para muchos de incomunicación, atados a la frivolidad, a los argentos incautos y semianalfabetos los han vuelto estúpidos.
Entonces veamos, todos los que no poseen una cultura acorde a las variadas circunstancias, a la historia, y a la idiosincracia de este pueblo, se ven con derecho a opinar y dicen barbaridades ahora a través tambien de las flamantes redes sociales tales a twitter, facebook o las que se les ocurran.
Y así por ejemplo con respecto a este último desaparecido, alguien que ni siquiera lo ha conocido de cerca, dice que el aludido pertenece a su agrupación anarquista libertaria y que se lo llevó la gendarmería en una camioneta de un color que se le ocurre, como en los peores tiempos del proceso militar (que el que lo dice ni siquiera  vivió), que vistió lamentablemente de duelo nuestra argentina entre 1976 y 1983.
Verso y más verso desparramado por todas partes sin prueba alguna, y jóvenes de más o menos de treinta años, sin saber hacer nada más que "vivir la vida loca".
La cuestión que cada uno quiere llevar agua para su molino, mientras el Estado tiene que pagar los platos rotos de sus cuentas que no cierran para mantener a medio mundo, seguir mangueando dólares al exterior para equilibrar las cuentas y contar con los impuestos, de los que puedan pagarlos,  que cada día resultan más abusivos.
Así va rodando el desencuentro, la conflictividad y el seudo analfabetismo en nuestra sociedad. Pero como vemos y como aquí nadie "le da pelota a nada", parece que se estuviera esperando que Don Domingo Faustino Sarmiento resucite para que todo vuelva a la normalidad.
Es una utopía como "arreglar el caso argentino".

FELIPE DEMAURO

DEMOGRAFÍA

Una madre va a parir
en el instante
en que una mosca va a parir.

Y una hormiga va a parir
y una abeja
y una araña
y un lagarto
y una luna
y una piedra
y una gata
y una frase
y un gusano
y un espejo
y una sombra
y un misterio.

Van a poblar el mundo
con una multitud de cruces
y un misil cargado con odio
que va a parir.

FELIPE DEMAURO

EL MISTERIOSO TIEMPO

Reloj
ese rumor tan tuyo que implora logaritmos
en tu novela de números.

Esa aguja implacable
que va bordando un por qué
en los racimos de las noches.

Ese imperceptible hueco que me otorga
las migajas del tiempo
y me lleva hasta la desconfianza
de tus umbrales
para mirarte de reojo
delata que hasta suelo temblar a veces.

FELIPE DEMAURO

3.9.17

ESPARCIMIENTOS PARA NOSTÁLGICOS

Las páginas vespertinas de Crónica y La Tribuna
encienden la cartelera de espectáculos.
Cuando la memoria como un retrospectivo films
aluminiza la pantalla
las hileras de luces de pronto se ennegrecen.

Al principio emérgen solo nombres
no obstante en la comisura de sus labios
los espectadores comienzan a sentir
el sabor salado de sus lágrimas
junto al melodramático anís de las pastillas Anta.

Han vuelto por un instante el Astral y el Ambasador
el Astoria; Belgrano; Bristol; Diana; Echesortu
Esmeralda; Gardel; Odeón; Real; Empire; San Martín
Tiro Suizo; Sol de Mayo; Apolo; Rose Marie y Venus
con todas sus luminarias
como póstumas carteleras de deserciones.

Pero aún antes y simultaneamente
las propagandas de La Copa Royal
y El Gran Vermouth
se vieron tanto en las salas del Edison y el Majestic
como en las del Rivadavia; Alem; Roca; Lux y Alvear.

Justo cuando la última carambola
se suicida arrojándose por la tronera del Sol de Mayo
Los 20 Billares o El Nacional
y álguien destapa una Chinchibira en el Eden Parck
el Varieté Avenida o los bailes del Instituto Tráfico.
Que junto a Calzada, Témperley y Atalaya
Sportman Unidos, Onkel y Zona Sur
se deleitan con la música de Atilio Cabestri
Luis Chera, José Sala, Los Provincianos
Y Juan Antonio Manzur.

Música que magicamente abandonaba los micrófonos
y por ende los Estudios de LT1
para insertarse a los cuadros de Julio Vanzo
a través de los cortes académicos
de Don Domingo Gaeta y sus discípulos
haciendo furor en las Ramblas de Saladillo y Alberdi
en el Centro Castilla
y en los picnic de las famosas Quintas de Sanguinetti
y La Nélida.

FELIPE DEMAURO

27.8.17

UNA DOCTRINA ARCAICA PARA EL SIGLO XXI
Es inconcebible el grado de incultura y de malicia, que prima en una gran parte de nuestra sociedad.
La mirada se posa sobre sectores que usan a la política, como un medio de destrucción, ante el discurso de alguien que trata de reparar el atraso de un país luego de siete décadas de probar con todo tipo de esquemas económicos, que entre avances y retrocesos nos han mostrado lo que hoy podemos ver.
Un tercio de los habitantes de la República, sobreviviendo a costilla de lo que producen los otros dos tercios salvajemente acosados de impuestos.
Inseguridad extrema, asesinatos, corrupción en las altas esferas del poder que aún no se castiga, deuda externa en un país que desde siempre debió ser acreedor por los frutos naturales que posee entre sus límites.
Es decir cáos y más cáos es lo que se advierte por todas partes.
Ahora bien, cuando a estos seres irracionales se les habla de comenzar a poner en práctica los buenos modales, el trabajo, el esfuerzo y la coherencia para lograr un futuro que coincida con este siglo xxi, tan pleno de tecnología y progreso, ellos no aceptan en absoluto tales propuestas y continúan con su mecanismo mesiánico de poner palos en la rueda.
La democracia evidentemente no les cae bien, ya que en toda compulsa electoral sus votos siempre resultan muy escasos. Tal es así que siendo tan pocos, igual se muestran fragmentados.
"Solo sirven para pergeñar intelectualmente sociedades evolucionadas entre las cuatro paredes de un Bar".
FELIPE DEMAURO

26.8.17

ROSARIO NORTE

Mirando hacia el oeste
sos el ramal ferroviario que vendrá
o que se irá... enigmaticamente
como el destino
como la vida...

Un pañuelo agitándose
la penúltima lágrima de la ciudad.

¡Rosario Norte francmente te admiro!
Frondoso prontuario atesorabas
y pensar que has renunciado a todo.
Has como se dice
blanqueado tu conciencia
y computando durmientes
jornadas como en serie ves pasar.

Total...
¡Ya qué te importa!
Hoy quien se acuerda de tu fama réa
prostibularia
lujuriosa y desnuda
entre felinos y champán.

Hoy quién se acuerda
de que fuiste... ¡Pichincha!
una daga homicida
un balazo rufián...

FELIPE DEMAURO

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO

Cuando Luna Ramirez lo fijó
en el visor de su pequeña filmadora
surgió el asombro.
Y así se dió cuenta
que el Museo de Arte Contemporáneo
en sí mismo es una obra de arte
de este tiempo confuso y cruento.

El resto
palabras más palabras menos
son meros detalles.
Y una síntesis que surge
de un ruinoso silo acopiador
de granos de cereal
que fue restaurado con el talento imaginativo
de varios colores incinerándose gradualmente.

Pero que al fin de cuentas
han optado por arrojarlo como una sombra más
eso sí solo opaca y banal
a un inmenso río de aguas tempestuosas
irreflenable en su convicción salvaje
como una llamarada marrón.

FELIPE DEMAURO

19.8.17

SEPTIMO ARTE

Un esplendor como de estallido nuclear
diseminaba el sol
sobre esos espejismos que la ruta mostraba
a esa juvenil hora de la tarde.

La temperatura era realmente agobiante.
Rondaría probablemente los 39 grados
ya que ni siquiera a campo traviesa
uno percibía indicios de brisa alguna.

Pero parece que nada de esto
perturbaba a Lucrecia Alonso
quien se recortaba montada en su Kawasaki 1000
totalmente desnuda
y como un toro enardecido
al que le hubieron clavado un par de banderillas.

Vista así acurrucada en la moto
que bramaba por lo menos a 200 kilómetros en la hora
con el culo erguido
igual al de una puta de un cuadro de Cezanne
y las tetas colgándole como dos brevas rematadas
por castaños pezones de almibar
parecía Lucrecia una Diosa Taurina
gozando en la lujuria de un fastuoso Olimpo
inventado tan solo por esos genios neorrealistas
que han pisado alguna vez los set de Cinecittá.

FELIPE DEMAURO